Todo Para Prematuros

El blog donde podrá encontrar todo lo que necesita saber para su bebe prematuro.

Signos de advertencia de parto prematuro

En la mayoría de los casos, el parto prematuro comienza inesperadamente y sin una causa conocida. Es importante buscar atención médica si cree que podría tener un parto prematuro debido a que su médico podría ayudarlos a usted y a su bebé.
Los signos de advertencia son:

  • Contracciones (el abdomen se contrae como un puño) cada 10 minutos o más seguido.
  • Cambios en las secreciones vaginales (líquido o sangre que salen de la vagina).
  • Presión pélvica (se siente como que el bebé empuja hacia abajo).
  • Leve dolor en la parte inferior de la espalda.
  • Cólicos, como los de la menstruación.
  • Cólicos abdominales con o sin diarrea,

El nacimiento es un proceso complejo y maravilloso. Afortunadamente, el resultado para la mayoría de las mujeres es tener un embarazo a término con un bebé saludable. Se necesitan más estudios para entender los factores de riesgo de parto prematuro, como la manera en que los antecedentes familiares, la genética, las infecciones, la raza y el grupo étnico, la nutrición y el medio ambiente pueden interactuar para poner a algunas mujeres en mayor riesgo de un parto prematuro.

Fuente

Anuncios
Deja un comentario »

¿A qué problemas de salud se enfrentan los bebés prematuros?

Cuanto más prematuro es un bebé, menos preparado está su organismo para enfrentarse al mundo exterior. Los niños prematuros necesitan cuidados especiales para superar las dificultades siguientes:

Prematuros en incubadora

Conservar el calor: Los niños prematuros pierden más fácilmente el calor corporal, lo que podría provocarles una hipotermia, poniendo su vida en peligro. Necesitan más energía y cuidados para conservar el calor y desarrollarse.

Alimentación: Los bebés prematuros pueden tener dificultades a la hora de alimentarse debido a que la coordinación de su reflejo de succión y deglución no está del todo desarrollada. Podrían necesitar ayuda adicional para alimentarse.

Respiración: Muchos niños prematuros empiezan a respirar de forma autónoma desde el momento en que nacen, pero otros necesitan reanimación. Si los pulmones no han terminado de desarrollarse y les falta surfactante (sustancia que permite que los alveolos pulmonares permanezcan abiertos y expandidos) los niños prematuros podrán tener dificultades para respirar. A veces los que empiezan a respirar de forma autónoma no tienen fuerza suficiente para seguir haciéndolo. Se agotan y pueden dejar de respirar (apnea).

Infecciones: Las infecciones graves son más frecuentes en los bebés prematuros. Su sistema inmunitario no está totalmente desarrollado, y corren un mayor riesgo de morir si contraen una infección.

Cerebro: Los bebés prematuros pueden sufrir hemorragias cerebrales durante el parto y en los días inmediatamente posteriores a este. Aproximadamente uno de cada cinco bebés que pesan menos de dos kilos al nacer sufre ese problema. Además pueden sufrir lesiones cerebrales debido a la falta de oxígeno. Las hemorragias o la falta de oxígeno en el cerebro pueden provocar parálisis cerebral, retraso en el desarrollo y problemas de aprendizaje.

Ojos: Los ojos de los bebés prematuros no están preparados para el mundo exterior. Pueden verse dañados por un crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina. El problema puede ser aún más grave en los muy prematuros y los expuestos a niveles de oxígeno demasiado altos. Esto puede provocar deficiencias visuales o ceguera.

Fuente: OMS

Deja un comentario »

Cómo actuar cuando tu bebé prematuro está en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)


Aunque te parezca que en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal (NICU por sus siglas en inglés) se interponen muchas barreras entre tú y tu bebé, debes saber que también hay muchas maneras en las que puedes superarlas. Es muy posible sentirte conectada y cerca de tu bebé en la NICU y, además, es muy importante tanto para ti como para él.

prematuro en UCI
Concéntrate en tu bebé

Permítete relajarte y disfrutar de momentos especiales. Aunque es normal sentir nerviosismo, respirar hondo puede ayudarte a calmarte y a conectarte con tu pequeño.

Presta mucha atención a las señales que te da tu bebé

Si arquea la espalda, cambia la manera en que lo estás acariciando o no lo toques. Si se tranquiliza cuando le sostienes la cabeza y los pies con las manos ahuecadas, usa esta técnica para tranquilizarlo. Si se vuelve hacia ti, míralo a los ojos o háblale con voz suave o ambas cosas para mantener la conexión. Si se vuelve hacia otro lado cuando le hablas, pero se vuelve hacia ti cuando le cantas, quiere decir que prefiere esa clase de voz.

Imita las acciones de tu bebé y su nivel de interés

Cuando tu bebé se vuelva hacia ti, observa qué tipos de voz o expresiones faciales mantienen su interés. Cuando gire la cabeza o mire hacia otro lado para descansar, tú puedes descansar también. Cuando esté listo, se volverá nuevamente hacia ti. Entonces puedes responderle hablándole, cantándole o sonriéndole y estableciendo contacto visual. Si te dejas guiar por tu bebé, lo ayudarás a tranquilizarse y a prestar atención. Y recuerda que a veces tu bebé querrá dormir una buena siesta antes de pedir más.

Tranquiliza al bebé, acariciándolo, hablándole o haciendo alguna otra cosa

Intenta hablarle con voz suave, cantarle o leerle algo, arroparlo con una manta, sostenerle la cabeza y los pies con las manos ahuecadas, acunarlo en los brazos, mecerlo o sostenerlo en posición vertical contra tu pecho o sobre el hombro. Ayudar a tu bebé a mantenerse tranquilo cuando está despierto puede contribuir a mantenerlo alerta sin que se sienta abrumado.

Toma fotografías de tu bebé

En la NICU, estás tan concentrada en la salud de tu bebé que posiblemente no pensarás en tomarle fotografías. Pero las fotos pueden ser muy importantes para la familia durante este periodo. Llevar una foto de tu bebé contigo al final del día puede ayudarte a sentirte conectada con él. Comparte las fotos con los hermanos del bebé, otros miembros de la familia y amigos que no pueden ir a visitarlo a la NICU demasiado seguido. Toma fotos de momentos memorables como cuando tu bebé abre los ojos por primera vez, cuando le acunes con el método canguro y cuando lo visiten los hermanos. Estas fotos te permitirán guardar estos recuerdos para siempre.

Si es posible, decora el espacio de tu bebé

Aunque el hospital no sea muy privado o cálido, trabaja con el personal para intentar sentirte un poco más como en tu casa

Fuente

1 Comentario »

Cómo afrontar los primeros días en casa con el bebé prematuro

A muchos padres les asusta un poco la salida del hospital con el bebé prematuro, pero no hay que olvidar que si le han dado el alta, es porque se encuentra ya recuperado:

  •     mantiene la temperatura estable;
  •     es capaz de succionar y deglutir bien;
  •     aumenta de peso;
  •     no necesita oxígeno;
  •     no tiene apneas o estas son muy breves y no necesitan tratamiento.

A partir del alta, los padres serán los encargados de proporcionar el cariño y los cuidados necesarios a su hijo. Estos son los mismos que los de cualquier recién nacido, solo que ajustados a su edad corregida.

¿Cómo se calcula su edad corregida?

Se calcula sumando las semanas a las que el niño nació y las que pasa fuera del útero. Por ejemplo, un niño nacido a las 34 semanas de gestación tendrá 37 semanas de edad corregida cuando cumpla 3 semanas después del parto (34 + 3 = 37).
Precauciones extraordinarias

Lavarse las manos antes de tocar al niño.
No permitir que se fume delante del bebé y preservarlo de ambientes contaminados.
Evitar el contacto con juguetes y objetos con los que puedan haber jugado niños enfermos.
Evitar los lugares cerrados con gente (supermercados, transporte público, guarderías).
Evitar que se le acerque nadie con fiebre.
Lavar muy bien los platos con agua caliente y jabón.
Tirar los pañuelos de papel tras su uso

Cuidados y precauciones generales

Temperatura ambiental. Durante las primeras semanas la casa debe mantenerse ligeramente más caliente de los habituales 22 grados. El mecanismo regulador de la temperatura corporal del prematuro suele funcionar adecuadamente cuando recibe el alta, pero debido a su poco peso y a que tiene más superficie corporal con relación a su grasa que un bebé nacido a término, puede necesitar más ayuda para mantener el calor. Si no, consumirá calorías para conseguirlo y no ganará tanto peso. Si está inquieto, hay que revisar la temperatura y tocarle las manos, piernas y nuca para confirmar que no están frías. También le perjudica el exceso de calor.
Vacunaciones y enfermedades. Hay que ser especialmente estrictos con el calendario de vacunaciones. El riesgo de infecciones aumenta en los nacidos antes de las 35 semanas de gestación, ya que hasta entonces el paso de anticuerpos de la madre al feto por la placenta es bastante escaso. Los prematuros no solo necesitan más tiempo para madurar su sistema inmunológico, sino que poseen menos anticuerpos de origen materno. Las infecciones más comunes en estos bebés son las respiratorias y las digestivas.
Alimentación. Lo ideal es mantener la lactancia materna, y el máximo tiempo posible. El recién nacido prematuro puede necesitar tomas más frecuentes que un nacido a término, ya que su estómago es muy pequeño. O tener menos fuerza de succión y necesitar más tiempo en cada toma, o cansarse y no vaciar los pechos. Por eso, en las primeras semanas a veces hay que usar un sacaleches tras alimentar al niño.

Cuándo ir al pediatra

Si el bebé come peor, llora en exceso, duerme más de lo habitual o está irritable o menos activo.
Si tose a menudo, vomita o regurgita con frecuencia.
Si respira más rápido o con dificultad, con movimientos visibles del tórax.
Si tiene deposiciones frecuentes o líquidas.
Durante los tres primeros meses, y sobre todo hasta el primer mes, los signos de una infección son a veces muy sutiles, por lo que se debe acudir al pediatra o a urgencias cuanto antes si el bebé está más decaído, desganado o presenta peor color.

Cuándo debemos acudir a urgencias

Si duerme mal dos noches seguidas.
Si su temperatura corporal supera los 37,5º o, por el contrario, no alcanza los 36º.
Llora, inconsolable, durante una hora.
Su piel está azulada, pálida o con manchas.
Tarda en despertarse.
Presenta signos de deshidratación.
Sufre cambios en la respiración.

Hermanitos, familiares y visitas

Conviene que el bebé esté en una habitación separada y, si los mayores están enfermos (con catarro, diarrea, etc.), habrá que limitar el contacto al máximo.
Si están sanos, deben lavarse las manos antes de tocarle y evitar besarle, ya que pueden estar incubando enfermedades que aún no se han manifestado. Esto es más importante cuanto más pequeño haya nacido el niño.
Los adultos (familiares y amigos) también pueden transmitirle enfermedades infecciosas. No deben visitarlo personas enfermas.
Debemos evitar el bullicio a estos niños, más aún que a los nacidos a término. Una jornada ordenada y tranquila es lo mejor para ellos.

Autor: Ernesto Sáez Pérez, pediatra y neonatólogo.

Fuente

Deja un comentario »

Programa pionero para detectar y prevenir los problemas de visión en los niños prematuros.

“Mira por mis ojos”, un programa pionero para detectar y prevenir los problemas de visión en los niños prematuros.

El programa, titulado “Mira por mis ojos”, del  Hospital Universitario de Sant Joan de Alicante, trata de concienciar a los padres de la necesidad del cuidado extremo de la visión de nuestros niños, haciendo que participen, de forma activa, en su prevención.
Según comentan los responsables de este proyecto, la mayoría de padres tienden a delegar totalmente estos cuidados al personal sanitario, desconociendo que su labor es tan importante como la de los profesionales. Para ello se les capacita e informa de todo aquello que puedan realizar con respecto al cuidado de los ojos de su bebé.

retinopatía en prematuros

Precisamente es en esos momentos cuando los progenitores se encuentran rodeados de dudas y miedos ante la perfecta salud de su pequeño, es por esto que este plan les ayuda a conocer de primera mano las posibles adversidades y la necesidad de las revisiones oculares constantes a fin de evitar problemas de visión. Con ello logran calmar a los padres ofreciéndoles seguridad en todo momento.
Los padres tienen acceso directo con el departamento de Oftalmología, que junto al de Pediatría, han elaborado una guía con la que los padres puedan conocer los distintos síntomas que puedan ir apareciendo a lo largo del desarrollo ocular del bebé.

No debemos olvidar que los niños prematuros tienen un alto índice de sufrir ojo vago, estrabismo o refracción, que podría complicarse al no ser detectada y frenada a tiempo.

Deja un comentario »

¿Los niños prematuros son peores estudiantes?

Los pediatras recomiendan que los partos se produzcan en la semana 39, a pesar de que la gestación se da por terminada en la semana 37. Ese par de semanas de diferencia pueden ser fundamentales para el desarrollo intelectual del niño.

El embarazo se considera terminado a partir de la semana 37,  momento en que el feto es capaz se respirar por sí mismo. A pesar de ello, algunos pediatras recomiendan que se dé a luz después de la semana 39, porque en esas dos semanas son cruciales para el posterior desarrollo intelectual del bebé.

“De todas formas, los propios investigadores hablan de un mayor riesgo de retraso escolar si el bebé es prematuro, y tan solo ese riesgo sería suficiente para que se procurara no inducir partos antes de la semana 39.”

Prematuros de estudiantes

En el estudio dirigido por la Dra. Kimberly de la Universidad de Columbia se examinaron 128.050 bebés nacidos entre la semana 37 y 41 de gestación en Nueva York entre 1988 y 1992. Los investigadores compararon la duración del embarazo con las notas en Matemáticas y Lectura, una vez que los niños estaban en Tercer grado.
Los niños que habían nacido entre la semana 37 y 38 tenían unas notas más bajas que aquellos nacidos en la semana 41 del embarazo. De hecho el 33% de los niños nacidos más temprano tenían un retraso severo en la lectura respecto al nivel de Tercer grado. Algo similar se encontró en las Matemáticas, donde los niños nacidos en las semanas 37 y 38 tenían más problemas en Matemáticas y Computación, comparados con los niños nacidos en la semana 41. Por cada semana adicional de gestación, las notas mejoraban. La tendencia se mantuvo aún después que se ajustaran otras variantes como el peso al nacer, el nivel socioeconómico, la raza y la historia familiar de consumo de sustancias tóxicas.
Los resultados de este estudio se suman al cuerpo de evidencias científicas que muestran que los bebés nacidos a partir de la semana 39 del embarazo comen mejor, pesan más y tienen menos problemas de visión y de oído. Además, estos bebés tienen cerebros de mayor tamaño, porque entre la semana 37 y 41 del embarazo, el cerebro continúa creciendo, y aumentando la materia gris y los nervios que luego intervendrán en las conexiones nerviosas y neuronales.
Fuente
Deja un comentario »

Los bebés extremadamente prematuros tienen riesgo de desarrollar hipertensión

Un estudio realizado en Suecia revela que en los niños extremadamente prematuros aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión a los dos años y medio de edad.
“Consideramos que a todos los niños que nacieron muy prematuros se les debería controlar la presión regularmente durante la niñez para detectar y tratar la hipertensión”, escriben los autores en la revista Pediatrics.

Hipertension en prematurosY eso se aplica a ambos sexos, indicó la autora principal, doctora Anna-Karin Edstedt Bonamy, del Instituto Karolinska de Estocolmo. “Las exposiciones en los primeros años de vida tienen efectos futuros en la salud. La presión alta en la niñez predice la hipertensión en la edad adulta”, detalló.
Para el estudio sobre niños de 2 años, el equipo de Bonamy analizó datos de 68 chicos de la cohorte del Estudio sobre Bebés Extremadamente Prematuros de Suecia (EXPRESS, por su nombre en inglés) y de 65 niños nacidos a término (grupo de control).
Los niños del estudio EXPRESS habían nacido entre el 2004 y el 2007 con menos de 27 semanas de gestación y con unos 810 gramos promedio de peso.
A los dos años y medio de edad, los niños prematuros tenían valores de presión sistólica y diastólica significativamente más altos que los integrantes del grupo de control.
Los varones prematuros tenían valores normales de presión (Z-scores) sistólica y diastólica significativamente más altos que los del grupo de control, mientras que las niñas prematuras sólo tenían la presión diastólica más alta que las controles.
“Casi no hay información sobre estas diferencias de género asociadas con el parto prematuro. Ya habíamos demostrado que la presión también aumenta en las niñas prematuras cuando se las estudia en la adolescencia, pero no habíamos podido identificar otros signos de diferencias de género en otros estudios de seguimiento de una cohorte de adolescentes que habían nacido extremadamente prematuros”, dijo Bonamy.
El equipo no halló una relación entre la presión de los niños y la hipertensión materna o el uso de tratamientos prenatales con esteroides. Tampoco pudo correlacionar la presión con las principales causas de morbilidad neonatal.
Aunque los valores de presión durante el seguimiento no se correlacionaron con el crecimiento fetal o neonatal, los niños que más peso aumentaron en el período posnatal tuvieron valores más bajos de presión.
La autora adelantó que el equipo les realizará a los mismos participantes exámenes del corazón, las grandes arterias, la función pulmonar y la actividad física a los 6 años de edad.
“Estamos evaluando también el neurodesarrollo porque sería interesante correlacionar la presión no sólo con los factores de riesgo perinatal y las determinaciones cardiovasculares, sino también con la capacidad cognitiva y la conducta. Más adelante, en la niñez tardía/adolescencia, les haremos una evaluación de la presión durante 24 horas y estudiaremos su capacidad física”, precisó.
“Las medidas de prevención primaria de los problemas cardiovasculares pueden ser importantes para mejorar el estado de salud futura de quienes nacen prematuramente, aunque todavía se necesitan estudios de seguimiento entre el parto y la edad adulta”, agregó.
La autora dijo que recomienda controlar la presión, prevenir la obesidad y promover la actividad física desde la niñez.

FUENTE: Pediatrics, online 2 de abril del 2012
Deja un comentario »

Los bebés prematuros tardíos expuestos al tabaco tienen 2,5 veces más probabilidades de ser hospitalizados por VRS

Los bebés prematuros tardíos –nacidos en las semanas 32 y 36 de gestación– expuestos al humo del tabaco tienen 2,5 veces más probabilidades de ser hospitalizados por el Virus Respiratorio Sincitial (VRS) que los que no lo están.

Asimismo, según el estudio europeo ‘El impacto del tabaquismo parental en el riesgo de infección por Virus Respiratorio Sincitial (VRS) y la eficacia de la protección inmunoprofiláctica de los prematuros tardíos’, de los bebés que estuvieron expuestos al tabaco, los que recibieron profilaxis como medida de prevención contra este virus tuvieron 3,5 posibilidades menos de hospitalización por VRS grave frente a aquellos que no recibieron este tratamiento.Prematuro tardío

Para realizar este estudio se llevó a cabo un ‘meta-análisis’ en el que se analizaron los datos de 5.903 bebés prematuros tardíos, de los que 2.357 (39,9 por ciento) de ellos habían sido expuestos al humo del tabaco en el hogar, es decir, al menos un miembro de la familia era fumador.

“El meta-análisis que llevamos a cabo demostró que los prematuros tardíos expuestos al humo del tabaco tienen 2,5 veces más probabilidades de ser hospitalizados por VRS que los que no lo están. Por otro lado, de los prematuros tardíos que estuvieron expuestos al humo del tabaco, los que recibieron profilaxis como medida de prevención contra el VRS tuvieron 3,5 posibilidades menos de hospitalización por VRS grave frente a aquellos niños que no recibieron la profilaxis”, comenta el presidente de la Asociación Mundial de Medicina Perinatal (WAPM) y Consultor Senior del Servicio de Neonatología del Hospital Clínic de Barcelona,Carbonell-Estrany.

Asimismo, según explica el presidente de la Sociedad Española de Neonatología (SEN), Josep Figueras, gracias a los resultados obtenidos a partir de esta investigación en este estudio se muestra que el tabaquismo parental es, junto con otros factores, un “importante factor de riesgo” para la adquisición de infecciones graves por VRS en prematuros tardíos. “La mejor medida preventiva es que desaparezca el tabaquismo parental, si bien los prematuros tardíos pueden beneficiarse de la prevención del VRS a través de la inmunoprofilaxis con palivizumab”, puntualiza.

Dicho esto, el experto asegura que las hospitalizaciones por infección respiratoria aguda causadas por este virus consumen una “gran cantidad” de recursos sanitarios en nuestros hospitales. Por ello, prosigue, la aplicación de la administración de inmunoprofilaxis constituye un “beneficio” ya que contribuye a reducir los casos de hospitalización en esta población de riesgo y, por tanto, del consumo de recursos sanitarios de nuestro sistema de salud.

MÁS DEL 79% DE LOS BEBÉS PREMATUROS SON TARDÍOS

Los prematuros tardíos representan más del 79 por ciento de prematuros en España y, respecto a la población total española de bebés recién nacidos vivos, representan un 5,8 por ciento. Estos bebés constituyen una población cuya tasa de morbimortalidad es significativamente mayor que la de los recién nacidos a término; de hecho, el riesgo de morbilidad se multiplica por dos por cada semana que se adelanta el parto antes de las 38 semanas.

Asimismo, estos bebés presentan un riesgo mayor que los recién nacidos a la hora de sufrir infecciones respiratorias graves por VRS, ya que en el momento de su nacimiento sus órganos y sistemas no han completado su desarrollo y son más vulnerables a todo tipo de infecciones, por carecer también de anticuerpos que les ayuden a combatirlas.

Fuente: Europapress

Deja un comentario »

Cómo salvar a más bebés prematuros

Hay tratamiento médico a bajo costo y otras medidas que podrían salvar la vida a más del 75 por ciento de los bebés prematuros que mueren cada año

Varias organizaciones que abogan por la salud y el bienestar de los niños lanzaron recientemente un reporte que se enfoca en la cada vez mayor incidencia de bebés prematuros.

Save the Children, The March of Dimes Foundation, the Partnership for Maternal, Newborn & Child Health and The World Health Organization, fueron las encargadas de elaborar este material que indica que cada año nacen alrededor de 15 millones de bebés en todo el mundo, de los cuales más de uno de cada diez nace de forma prematura. De estos, la gran mayoría mueren poco tiempo después de nacer, mientras que los que logran sobrevivir se ven expuestos a problemas físicos, neurológicos o de otro tipo incapacitante, lo que perjudica a la familia y a la sociedad.

“Es un asesino al que no se ha tomado en cuenta”, dijo Joy Lawn, MD, PhD, co-editor del informe. “Los nacimientos prematuros causan casi la mitad de todas las muertes en el mundo de recién nacidos, y ahora son la segunda causa de muerte en niños menores de 5 años, después de la neumonía, y seis veces más todo para prematurosque las muertes de niños debidas al SIDA”, añadió el especialista.

En muchos países de bajos ingresos, las principales causas de los partos prematuros son las infecciones, la malaria, el VIH y las altas tasas de embarazo adolescente. En los países ricos y pobres, muchos nacimientos prematuros permanecen sin explicación.

La diferencia más sorprendente en el informe es la diferencia de supervivencia de bebés prematuros, dependiendo de donde hayan nacido. En países de bajos ingresos, más del 90 por ciento de los bebés extremadamente prematuros (menos de 28 semanas o más de 3 meses de anticipación) mueren dentro de los primeros días de vida, mientras que menos del 10 por ciento mueren en países de altos ingresos.

De acuerdo a lo que revela el reporte, hay soluciones que se pueden aplicar a un mínimo costo:

• Existen inyecciones de esteroides prenatales para las madres en trabajo de parto prematuro, que cuestan un dólar por inyección. Esto ayuda a desarrollar los pulmones inmaduros del feto y previenen problemas respiratorios. Sin embargo, en países de bajos ingresos, en la actualidad la inyección sólo se aplica a 10 por ciento de las personas necesitadas. Esto por sí solo podría salvar cerca de 400,000 vidas de bebés al año.

• El contacto físico es vital. Se han visto grandes resultados cuando el recién nacido se ha mantenido en contacto piel a piel en el pecho de la madre para mantener el calor, lo que facilita la lactancia frecuente, ayuda a prevenir infecciones y se obtiene la supervisión materna de forma constante. Esto podría salvar hasta 450,000 vidas al año.

• Para combatir infecciones del cordón umbilical, se puede emplear la crema antiséptica clorhexidina, y para combatir otras infecciones se puede hacer uso de antibióticos.

Se estima que tres cuartas partes de los bebés prematuros que fallecen podrían sobrevivir sin cuidados costosos, si los tratamientos probados y de bajo costo estuvieran disponibles para todos los bebés. Por eso es importante que los lugares con altos índices de nacimientos prematuros cuenten con personal calificado como trabajadores voluntarios y enfermeras que sepan aplicar estos tratamientos donde más se necesiten.

2 comentarios »

Secuelas tardías en los niños prematuros

Como comentábamos en el post de los riesgos de los niños prematuros durante los primeros años de vida del niño prematuro, pueden desarrollarse distintas afecciones relacionadas con su prematuridad. Estas secuelas son difíciles de diagnosticar en el momento de su nacimiento.

    • Secuelas graves: parálisis cerebral, retraso del desarrollo medio o profundo, o ceguera bilateral.
    • Secuelas medias: parálisis cerebral (pero con posibilidad de adquisición de la marcha) y sordera central.secuelas en prematuros
    • Secuelas leves: retraso del desarrollo ligero, alteraciones motoras leves, deficiencia visual, epilepsia y mayor riesgo de padecer otitis.

Secuelas tardías en los niños prematuros

A partir de los 6 o 7 años, Fernando González señala que pueden detectarse distintas secuelas de prematuridad en los niños que, hasta entonces, habían tenido una evolución en apariencia normal, tanto desde el punto de vista neurológico como el pediátrico. Estas secuelas están relacionadas generalmente con aspectos concernientes al desarrollo intelectual y alteraciones de aprendizaje, pero tal como apunta Pilar Álvarez, con una adecuada intervención, pueden evitarse o mejorarse. Algunas de las más frecuentes son las siguientes:

    • Trastornos instrumentales que afectan a la grafomotricidad.
    • Probabilidad de padecer déficit de atención.
    • Dificultades del lenguaje o de la memoria.
    • Dificultad en los aprendizajes escolares.
    • Trastornos de comportamiento como inestabilidad o hiperactividad.
    • Conducta social pobre, agresiva o baja autoestima y tendencia al aislamiento.
Fuente: Cita médica
1 Comentario »

A %d blogueros les gusta esto: